El mejor activo que tienen las empresas son las personas

Conscientes de la importancia que supone la buena gestión del talento empresarial, el Colegio de Gestores Administrativos de Valencia y Castellón forma parte, como socios empresa, del Club de Recursos Humanos de Castellón. Con motivo de la celebración de la Junta General ordinaria, miembros de la delegación de Castellón han asistido al taller “Reinventado el proceso de selección: estrategia, innovación, inteligencia y personas”, de la mano de Iría Vázquez, directora de gestión del talento en Adecco.

Taller RRHH

Como profesionales que nos dedicamos a la gestión laboral de nuestros clientes, comprobamos cómo el proceso de selección de personas se encuentra en continua evolución y adaptación a los nuevos tiempos y demandas. Actualmente, las ofertas de empleo están automatizadas, prácticamente se realizan al momento; Las empresas presentan sus ofertas en las plataformas y de inmediato obtienen respuestas de los candidatos, algo que antes era impensable.

Las nuevas tecnologías han llegado para quedarse. Fruto de la “innovación en la atracción del talento”, las empresas han comenzado a implantar lo que se conoce como Inbound Recruiting, es decir, marketing aplicado a la selección de personal. Pero, ¿cómo se realiza esta novedosa gestión del talento? Estos son los procesos que hay que seguir:

  1. Define tu candidato idóneo. Es necesario conocer el perfil a quien dirigimos la oferta. Saber qué quiere, qué les motiva y cuáles son sus miedos con el objetivo de conectar con la persona y haciendo de tu oferta de empleo, un producto atractivo.
  2. Crea ofertas de empleo relevantes. Destacar el beneficio principal es imprescindible, así como llamar a la acción, mostrar horarios de trabajo o hacer sencilla la cumplimentación de la solicitud. También es importante utilizar imágenes o vídeos en el caso de que se difunda por redes sociales.
  3. Aumenta tus resultados difundiendo la oferta entre tus propios compañeros o conocidos.
  4. En el caso de ofertas con muchos puestos a cubrir o en continua búsqueda de candidatos por la eventualidad de los puestos que se ofertan, resulta fundamental la mecanización del proceso de selección y seguimiento.

En esta última fase entra en juego la robotización, facilitando el trabajo inicial del técnico que podrá dedicarse a estudiar con detalle el puesto de trabajo que se precisa ocupar. Hoy en día un currículum ya no es suficiente y aquí es donde entra el valor humano. Las máquinas pueden realizar tareas que en sí mismas tienen poco valor añadido -procesos repetitivos/mecánicos- y para saber si el perfil del candidato se adapta a la empresa sólo lo pueden averiguar las personas.

Como puedes observar, cada vez resulta más importante la presencia del valor humano, su experiencia como candidato y el cómo este valora posteriormente a la empresa. Por ello, los ofertantes de empleo centran su atención en el reclutamiento de candidatos.